Tratamientos

Protectores solares, mucho más que una crema

Por todos es sabido que el sol en pequeñas cantidades y tomado de manera adecuada es indispensable para nuestro organismo. Normalmente los dermatólogos aconsejan 15 minutos diarios de sol sin protección en las extremidades, y sin ser en las horas no centrales del día. Con ello, tendríamos la cantidad diaria recomendada de Vitamina D, la cual nos ayuda a fijar el calcio a los huesos entre otras cosas.

El sol en exceso y sin protección no sólo acelera el envejecimiento de la piel, sino que puede generar problemas muy serios como es el cáncer de piel, de ahí la importancia de protegernos para coger de él, solamente lo bueno que nos aporta.

El sol nos llega en forma de rayos a diferentes profundidades, y con multitud de efectos distintos según éstas, por eso es importante utilizar un protector solar de amplio espectro, que nos proteja de los rayos UVA, UVB, IR y HEV.

Yo por ejemplo, cuando compro un fotoprotector me fijo en varios aspectos:
– Que cubra todas las radiaciones posibles.
– El factor de protección solar.
– Que me proteja la piel del envejecimiento.
Por todo ello, ahora mismo estoy usando los protectores de la marca Mesoestetic, que aparte de tener un SPF alto y cubrir todo tipo de radiación, incluye Collagen pro-47, un activo vegetal antiedad que potencia y protege el colágeno de la piel.

Pero… ¿Qué es realmente el SPF?
Aún existe la creencia popular de que cuanto más SPF te apliques menos moreno adquieres, y eso es un error que deberíamos desterrar.
Este número no es más que el tiempo que tu piel está protegida del sol sin quemarse. Si por ejemplo tu piel sin aplicarte crema puede estar sin quemarse 10 minutos, con un SPF30 podrías estar 300 minutos al sol sin quemarte. Digo podrías, porque eso sería si no hubiesen factores externos como el agua, el sudor, la arena que se te posa en la piel, el roce con la ropa… de ahí, que los dermatógolos aconsejen reaplicar la crema al menos a las 2 horas, para asegurar al 100% la eficacia del producto. Además, deberíamos aplicarnos el producto 30 minutos antes de la exposición solar, para que los filtros se absorban en la piel, ya que no todos actúan desde la aplicación.

¿Qué nos provocan las radiaciones UVA, UVB, IR y HEV?
UVA: este tipo de radiación provoca el envejecimiento prematuro de la piel, nos genera pérdida de elasticidad, manchas solares y deteriora nuestro sistema de autodefensa frente a la exposición solar.
UVB: es de las mas peligrosas, porque generan quemaduras y contribuyen a la formación de melanomas.
IR-A (infrarrojos): provocan fotoenvejecimiento y deshidratación celular. Hay estudios que determinan que una sobre exposición a ellas, aumentan las probabilidades de cáncer de piel.
HEV (luz azul): manchas en la piel, pérdida de firmeza y elasticidad, arrugas y fotoenvejecimiento. Proviene del sol y de los dispositivos electrónicos.

Es muy bueno tomar sol, nos aporta VIDA, FELICIDAD Y SALUD, pero como todo, SIEMPRE DE MANERA SEGURA Y RESPONSABLE. Usa protector solar siempre, aunque salgas a caminar , aunque vayas al trabajo… Porque lo que hagas hoy, lo agradecerás mañana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *